Reinado de los Reyes Católicos

A la muerte de Enrique IV se proclamó como reina su hermana Isabel y su marido Fernando, este suceso tuvo sus detractores dando lugar inmediatamente a la Guerra de Sucesión de Castilla que fue un conflicto bélico existente en la zona desde el año 1475 a 1479 en el que se dirimió la sucesión de la Corona de Castilla. Zamora, Benavente y Toro mantenían lealtad jurada a Isabel. A la cabeza del bando opuesto se encontraba Juana la Beltaneja (denominada en Portugal como la excelente dama) que contaba con el apoyo del Marques de Villena y del rey portugués Alfonso V. El conflicto comenzó cuando Alfonso V de Portugal, en ayuda de Juana, traspasa la frontera entre ambos países y toma al asalto las ciudades de Toro y Zamora.
Juana la Beltaneja
Estando Aldonza de Castilla en el alcázar de Toro se vio obligada a capitular por el ataque de Alfonso V. Mientras tanto avanzaba desde Extremadura un ejército leal a Isabel y Fernando que iba atacando los castillos portugueses de la frontera desguarnecidos por haberse sumado al grueso de la fuerza que se encontraba en Toro. Alfonso se encontraba atacando Castrotorafe que se resistía con soldados en el castillo, cerrando su paso de avance a Burgos. Fernando se presentó delante de Toro con un gran ejército que iba reclamando Isabel desde diferentes partes de los reinos de Castilla. Mientras se cercaba para el asedio igualmente la ciudad de Zamora que estaba bajo poder de tropas de Alfonso V de Portugal, se movían tropas para cortar las líneas de abastecimiento por Fuentesaúco y Alaejos. El 1 de Marzo de 1476 se produce la doble Batalla de Toro, las tropas de ambos bandos se encontraron en Peleagonzalo y allí las tropas comandadas por Mendoza fueron las primeras en atacar a las comandadas por Juan de Portugal. La primera parte de la batalla terminó, con victoria para Fernando; la segunda, con victoria del príncipe heredero Juan de Portugal.1 La batalla fue favorable a los Reyes Católicos que desbarataron las tropas portuguesas. Alfonso regresó a Portugal con Juana tras la desastrosa batalla. La victoria afianzó a los Reyes Católicos en su reinado.
  
Batalla de Toro

Tras esta batalla se hizo que los estandartes zamoranos incluyeran una banda de tafetán verde (denominada de la esmeralda), como reconocimiento al apoyo prestado por Zamora a la reina Isabel durante la Batalla de Toro. Tras esta batalla fue necesaria además la ayuda de Alfonso de Aragón para liberar a la ciudad de las tropas portuguesas afincadas en el castillo de Zamora. En mayo de 1476 se dicta carta de privilegio a la ciudad de Zamora para que haya una vez al año una feria “franca de alcabala”, feria que se denominó botijero. Se establecen las vías pecuarias y nace el concejo de la Mesta y concretamente la Cañada Real de la Plata que atraviesa parte de la provincia. Florece el comercio y la producción lanera en la provincia.
En 1492 cae el Reino de Granada, dado por terminada la Reconquista, al mismo tiempo que Cristóbal Colon solicita audiencia a la Reina. En este periodo del reinado de los reyes católicos las ciudades importantes de la actual provincia sufrieron un importante auge económico. El mismo año de la caída de Granada se produce la expulsión de los judíos. En la ciudad de Zamora existían dos juderías: la judería vieja en la denominada Puebla del Valle y la denominada judería “Nueva” que se encontraba en la Puebla del Valle. Tras la expulsión en 1494 los Reyes ordenan al corregidor Pedro de Maluenda que venda en pública almoneda y con los maravedís de la venta se pague a los magnates que percibían antes por conceptos judiegos (arriendos). A pesar de ello las ciudades de la actual provincia de Zamora crecen en población, se instaura una Casa Consistorial en la Plaza Mayor. Se construye una alhóndiga (almacén de grano), se alinean calles en Zamora. En Toro el obispo toresano Juan Rodríguez de Fonseca crea un Hospital de beneficencia denominado del Obispo. La evolución de la provincia y el desarrollo de su mundo rural, se conoce a partir de esta época de comienzos del siglo XVI, gracias a información tributaria documentada en los diezmos.
Juderias en Zamora

A la muerte de Isabel en 1505 se reúnen las cortes en la ciudad de Toro, y promulgan las leyes Homónimas por indicación del testamento de la reina. Se inicia un periodo de inestabilidad política tras la muerte de la reina Isabel. Meses después se proclama como la reina Juana I de Castilla junto con su consorte Felipe I. El Cardenal Cisneros fue regente en dos ocasiones, tras la muerte de Felipe el “Católico”, y posteriormente tras la muerte de Felipe el “Hermoso”. Felipe “El Hermoso” perteneciente a la línea de los Hasburgos, deja como hijo a Carlos que será Rey de España.

Zamora en el «Nuevo Mundo»

Algunos zamoranos participaron en el descubrimiento de América así como de algunas de sus expediciones. Muestra de ello es la denominación homónima existente en América de poblaciones con Zamora. Algunos zamoranos formaron parte de los conquistadores españoles; entre ellos se destacan Diego de Losada fundador de Caracas, y Diego de Ordas (hidalgo de Castroverde de Campos) en 1511 en la conquista de Cuba. Siguiendo posteriormente a Hernán Cortes en la conquista de México que se acompañó de Pedro Arias de Benavides, Alonso de Mercadillo y Diego de Mazariegos. Todos ellos pusieron nombre de Duero a un rio mexicano. Algunas ciudades toman el nombre de Zamora debido a la presencia de colonos zamoranos como es el caso de Zamora de hidalgo en Michoacán de Ocampo y su municipio (Mexico). Acompañaron igualmente a Pizarro en la conquista de Perú los zamoranos Alonso Briceño y Juan de la Torre miembros de los trece de la Fama. En Zamora (Ecuador) y su provincia de Zamora Chinchape, los municipios Zamora en Miranda y Aragua en Venezuela y Nueva Granada. Existen otros ejemplos de lugares con el nombre de Toro como Toro (Valle del Cauca) en Colombia y Benavente (Puerto Rico).
Diego de Losada

Zamora en el reino de los Habsburgos

Tras la proclamación de Carlos I, y al poco de llegar a la Península se desata en Castilla un levantamiento de Comuneros. Aunque en la provincia se mantiene en relativa calma durante el conflicto armado, el obispo zamorano Antonio de Acuña es partidario de los comuneros y se enfrenta a las tropas de Carlos I con sus clérigos en demanda del arzobispado de Toledo. Durante la última fase del reinado de los Reyes Católicos se inicia la conquista de Navarra y en 1521 se produce la batalla de Noain con tropas alistadas por ordenanza en Zamora y Toro. Otros contingentes se dirigieron a defender las posiciones de Carlos I contra los comuneros, las ciudades como Zamora, libres de la presencia de Nobles se amotinaron y se alzaron a favor de los comuneros. Padilla, uno de los dirigentes comuneros se dirigió a Toro a tomar control de la situación y recabar nuevas tropas. En el año 1571 la capital zamorana contaba con 44 iglesias.
El proceso de la Guerra de las Comunidades se liquida definitivamente a favor de Carlos I en la batalla de Villalar el 23 de abril de 1521. El caballero toresano Juan de Ulloa en Villalar, al ver a Padilla rendido, le hace una herida en la cara. Se realiza en 1591 un primer censo de la Corona de Castilla, y su resultado queda reflejado en el Libro de los millones, donde se anota una población de 20 313 habitantes (De los cuales 1695 viven en la capital). La provincia de Toro aparece reflejada en este censo con 10 642 habitantes (De ellos 2314 viven en la ciudad de Toro), esta provincia estuvo vigente entre los años 1528 y 1804. Se realiza la remodelación de parte de la Plaza Mayor que llevó aparejada entre 1484 y 1495, la edificación del Hospital de Sotelo en 1526 o, más adelante, el Hospital de la Encarnación en 1629. La población durante mediados del siglo XVI fue disminuyendo debido a las continuas sacas de soldados, los esquilmos debido a los alojamientos de ‘soldados de paso’. La Catedral de Zamora es renovada en la portada y el claustro, trabaja en ellos el tracista real Juan Gómez de Mora.
Tan pronto se alzaron pendones en Zamora el 8 de abril de 1556 por Felipe II se hizo encarecer el pan. Este mismo año una crecida del Duero anegó las tierras de la ribera provocando una escasez de cosechas. A la par nacía en Zamora y Toro diversos movimientos luteranos que pronto se sofocan. Durante la crisis sucesoria portuguesa de 1580 las regiones zamoranas prestaron su ayuda, y de Puebla de Sanabria el conde de Benavente parte con un millar de soldados zamoranos y penetra en Portugal apoderándose de Braganza durante más de un año hasta que acude a Puebla al saber que La Coruña rodeada por tropas ingestas. Durante esta época Portugal estuvo adscrito a la casa de los Austrias. Debido al decreto de Felipe III para la expulsión de los moriscos varias familias salen de Toro, decayendo a causa de esta migración las industrias de tejido y tintes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s